Berenjenas rellenas

Escrito por Nutrición a las seis el viernes, 2 de noviembre de 2012 | 6:00:00


¡Buenos días a todos! Espero que estéis disfrutando del puente y, para daros ideas con vuestras comidas sanotas, hoy os traemos unas Berenjenas rellenas, que esperamos os gusten.
Pero primero, os vamos a contar las propiedades y beneficios de las berenjenas, y alguna que otra curiosidad.
La berenjena es una hortaliza cuya forma asemeja una pera pero su tamaño es más grande. Cuenta con una piel lisa, brillante y de colores diversos según la variedad. La más común es la de color morado, pero existen: blanca, púrpura, negra, amarilla y roja, o de colores mezclados sobre todo con blanco morado y verde,  y el interior de un verde pálido o blanco que rápidamente se pone marrón por la oxidación. La berenjena se cosecha en verano y otoño, así que tenemos un buen producto de temporada en estas fechas.
Es un alimento muy recomendado para dietas hipocalóricas puesto que sólo tiene 26 kcal por cada 100 gr. En su mayoría está compuesta de agua, tiene muy pocas grasas y una cantidad moderada tanto de carbohidratos (sobre todo de absorción lenta) como de fibra. En cuanto a los minerales y vitaminas, se puede decir que es rica en potasio, fósforo, magnesio y hierro, y vitamina A, E, tiamina, riboflavina, niacina, vitamina B6 y  vitamina C (los de esta última son los más significativos, 23% de las IR/día por una ración de berenjenas). También contiene  ácido fólico, aunque en cantidades menos apreciables.
Los componentes de la berenjena, entre otras cosas, nos ayudan:
  • El potasio a eliminar toxinas.
  • Fósforo a tener buenas funciones cerebrales, y junto con el calcio para los huesos.
  • Magnesio para que nuestros músculos funcionen correctamente.
  • La vitamina A protege nuestra piel. La vitamina C ayuda en la cicatrización y en nuestras defensas. Estas dos vitaminas además, junto con la vitamina E, el zinc y el selenio evitan el envejecimiento celular por la oxidación, es decir, nos mantiene jóvenes.
Por último, cabe destacar que la berenjena gracias a las antocianinas con acción antioxidante y algunos flavonoides mejora la circulación, previene la arteriosclerosis y mejora los niveles de colesterol. Estimula también la bilis, cuya función es neutralizar la acidez del jugo gástrico que se forma cuando comemos y favorecer la formación de micelas encargadas en transportar los lípidos, entre otras muchas cosas.
Pero ¡CUIDADO CON LAS BERENJENAS! No todo son propiedades beneficiosas. Antiguamente a la berenjena se la consideraba el fruto de la locura porque puede provocar migrañas y malestar estomacal. Esto se debe a que contiene una sustancia llamada solanina, que es un alcaloide y es tóxico para la salud. Por lo que, en ningún caso, la berenjena se debe tomar cruda y mucho menos consumir sus hojas; siempre se debe cocinar (escaldado, fritura, cocción, etc.) para que esta sustancia desaparezca y no tener riesgo de intoxicación. La patata, la mandrágora y el tabaco también contienen esta sustancia.  No obstante, hay otras aminas (serotoninas y tiraminas) que en personas sensibles pueden provocar pequeñas reacciones alérgicas con dolores de cabeza.
Ya conocemos las propiedades de las berenjenas, ahora es el momento de sacarle partido a esta rica hortaliza con un plato de lo más completo a nivel nutricional, podemos combinarla con una ensalada ligera de primero y servirla acompañada de una patata al vapor.
Ingredientes para 4 personas
  • 2 berenjenas
  •  ½ Kg. de carne picada
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • Queso emmenthal
  • Tomate frito
  • Comino
  • Pimienta negra
  • Orégano
  • Tomillo
  • Sal
Preparación
Precalentamos el horno a 200oC.
Troceamos la cebolla y el pimiento al gusto y reservamos. Ponemos al fuego una olla grande con agua en cantidad suficiente para poder echar las berenjenas y cubrirlas.
Mientras se calienta el agua preparamos las berenjenas, lavamos y partimos por la mitad, cuando el agua rompa a hervir escaldamos las berenjenas durante 5 min. Tras este tiempo, sacamos las berenjenas y las vamos vaciando, dejando la pulpa aparte para incluirla en el relleno. 
A continuación, ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva y pochamos la cebolla. Cuando esté en su punto, añadimos el pimiento y la pulpa de la berenjena. Añadimos la carne picada, las especias al gusto y el tomate frito. Dejamos cocinar a fuego lento unos 10 min.
Retiramos el relleno del fuego y comenzamos a rellenar las berenjenas y colocarlas en una fuente. Ponemos el queso emmenthal por encima, que luego quedará gratinado al salir del horno. El queso puede ser en lonchas tipo sándwich o rallado, en mi opinión queda mejor en lonchas cubriendo bien la berenjena. Metemos la fuente en el horno durante 10 min y…
¡Listo para comer!
Por supuesto este plato no es para hacerlo con regularidad pero, de vez en cuando no viene mal tener algún plato algo más elaborado, y en este caso calórico, con el que disfrutar. Una variante menos calórica, sería sustituir la carne picada por otros vegetales como zanahoria o calabacín o incluso probar con otros tipos de carne, y por supuesto prescindir del queso.
Y sin más nos despedimos hasta la semana que viene, no dudéis en darnos vuestra opinión sobre esta receta. 

Realizado por Cristina Vallespín Escalada y Tamara Valencia Dueñas
Fuentes

COMPARTIR

0 comentarios :

Publicar un comentario